DISEÑO

07 octubre 2022

Las inteligencias artificiales también saben pintar y lo hacen muy bien

El arte digital va poco a poco autoproclamándose como el buque insignia de las nuevas aplicaciones de inteligencia artificial y su desarrollo tecnológico avanza a pasos de gigante como el paso lógico para evolucionar en la Historia.

Escrito por: Kike Martínez

Ya quedan atrás las primeras inteligencias artificiales, como el Test de Turing en los años 50, con un objetivo más filosófico que práctico tratando de probar si las máquinas son capaces de pensar por sí solas y ser autodidactas, lo que siempre las había diferenciado del ser humano. Al menos hasta el momento.

Ahora somos más conscientes de que la IA debe tener un propósito más tangible y rentable, tanto es así que les damos alas para que sean creativas, aunque siguen siendo máquinas. Con este panorama revolucionario se plantean nuevas dudas: ¿tienen gusto estético las IAs?, ¿el talento para diseñar se aprende?, ¿el arte está sobrevalorado y pesa más el artista que su obra?

El valor del arte a través del tiempo 🎨 

Desde que se comenzó a ver al artista como una persona con un talento único que podía crear algo de la nada, la Historia ha valorado el arte como algo poderoso y exclusivo. Poniendo la vista atrás, veremos que el arte era para los ricos. Pintores como Velázquez o Goya pintaban lo que les pedía el rey y éste era el único que podía poseer obras de arte dotándole de mucho más estatus si cabe.

El simple hecho de que una persona tuviera poder para obligar a otra a pintar lo que quería, marcó lo que sería durante una gran época de la historia un mecenazgo creativo donde el poder por una parte y la creatividad por otra tenían una lucha de egos sobre un lienzo en blanco. Eso está cambiando.

 

Pide por esa boquita que yo te lo hago🤖

Ahora nosotros tenemos ese poder que tenía el rey y podemos pedir lo que queramos a las inteligencias artificiales pensadas para crear imágenes según una descripción. Dall e o Midjourney son un ejemplo de dichas IAs que se están convirtiendo en la salvación creativa para algunos y en un dolor de cabeza para otros. Podemos pedirles lo que queramos. De verdad, lo que queramos. Son bibliotecas infinitas de imágenes en constante crecimiento que nos darán todo lo que les pidamos.

El proceso es muy sencillo y no nos llevará más tiempo que el que tardemos en imaginar lo que queremos que la IA nos diseñe. Cuanta más información pongamos en el buscador y más descriptivos seamos, mejor. Estas inteligencias artificiales no hacen collage a partir de otras imágenes, lo que hacen es observar imágenes (por ejemplo, la de un gato) que están en la red y aprende los patrones visuales, texturas, colores y formas que se asocian a la palabra “gato”. Cuando nosotros le pidamos que dibuje un gato, utilizará todas las referencias posibles para crear de la nada lo que la IA considera que es un gato. ¿Magia? No, es ciencia.

Soy artista cibernético, quiero mis derechos de autor ©️

Vamos a abrir el melón. ¿Quién es el autor de una imagen hecha con una inteligencia artificial? Evidentemente la imagen la crea el programa, pero es el usuario el que ha introducido la búsqueda. La legalidad en este caos creativo brilla por su ausencia y son muchos los que deciden ser “artistas cibernéticos” pero escribir una descripción no te hace serlo, no puedes patentarlo. En países como Australia o Sudáfrica la ley recoge que una patente no tiene por qué ser de un ser humano, no está especificado, y por ello se considera a la IA como la inventora de la patente, admitiendo que es la máquina la que verdaderamente lleva la razón en esto y que la propiedad intelectual corre a cargo de un programa.

Otro de los vacíos legales que empiezan a aparecer es que muchos artistas se quejan de que muchas imágenes creadas por IA se parecen y/o copian su estilo, pero la IA no se puede considerar un autor por lo que no hay infracción, como aparece en el BOE. Hecha la ley hecha la trampa. Hasta que todo este embrollo no se regularice como debe, coexistirán dos corrientes, una más naive donde lo importante es el verdadero creador, aunque sea un robot, y otra corriente donde el que importa es el ser humano ya que las máquinas están para servirnos.

De esta segunda corriente empieza a nutrirse económicamente Promptbase la web donde ganas dinero por hacer búsquedas en una IA de imágenes. Con este ejemplo queda claro que el dinero mueve montañas y que de todo se puede hacer negocio y, si es más fácil para el usuario, mejor. Entras, te registras, haces una búsqueda y la vendes. Vamos a hacernos ricos todos porque ahora somos artistas cibernéticos.

 

¿Qué será de los creativos en este futuro de arte artificial?😱

¿Y qué pasa con los artistas, creativos, ilustradores, diseñadores y demás personas que viven de su creatividad y su talento? Cuando ves una marquesina por la calle no llegas a conocer todo el trabajo que hay detrás, días y días de conceptualización, de ensayo – error, de reflexión y de creación. Y parece que ahora con 2 clics van a sustituirnos.

Muchas empresas que siguen pensando que las partidas de diseño y creatividad de los presupuestos de las agencias son exagerados y que “eso lo hace mi sobrino”, invertirán en estas IAs porque serán más rápidas y baratas, pero perderán el valor de la experiencia de los artistas.

El truco será tener en plantilla a un Prompt Engenieering, el nuevo trabajo de moda. Una persona que sepa qué es lo que se le puede preguntar a la IA y cómo se debe hacer para que las búsquedas sean perfectas y hagan lo que se les pide de manera acertada. El hombre que susurraba a las máquinas ha llegado para ser uno de los empleos que arrasará en 2023.

El futuro es incierto y, un servidor que es creativo, ve un arma de doble filo con las inteligencias artificiales de imágenes. Pueden ser un recurso que ahorre tiempo a la hora de bocetar o plantear una primera toma de contacto cuando pasamos del terreno conceptual al terreno visual, pero un robot nunca podrá entender la identidad de marca de una empresa y eso es fundamental para entender lo que un cliente quiere.

El alma y la pasión con las que un artista da vida a sus creaciones en cualquier ámbito, no lo va a tener un robot nunca porque no será capaz de crear de la nada algo con la calidad y el virtuosismo que se ve en las obras hechas por el ser humano.

Si Velázquez levantara la cabeza…

SOBRE EL AUTOR

Kike Martínez

Director Creativo

Sagitario: Júpiter está en tu signo por lo que te van a pedir pocos cambios de esa newsletter. Gozarás de una semana llena de ideas sencillas que te sacarán de más de un apuro.

También podría interesarte…