UN, DOS, TRES

26 junio de 2024

El valor de la Comunidad LGTBI en los Juegos Olímpicos: héroes modernos en el deporte

Una edición más, los Juegos Olímpicos se convierten en el altavoz de un creciente número de atletas LGTBI para desafiar los prejuicios y promover la igualdad. Este es el verdadero Orgullo Olímpico.

Escrito por: Saúl Quintanilla

Una edición más, los Juegos Olímpicos se convierten en el altavoz de un creciente número de atletas LGTBI para desafiar los prejuicios y promover la igualdad. Este es el verdadero Orgullo Olímpico.

Desde sus inicios en la antigua Grecia, los Juegos Olímpicos, han sido el escenario donde los atletas se elevan a la categoría de héroes. En aquellos tiempos, los campeones olímpicos no solo eran admirados por su destreza física, sino también venerados como ejemplos de excelencia y valentía. Hoy en día, los Juegos Olímpicos siguen siendo un espacio donde se forjan leyendas, pero también se han convertido en una plataforma crucial para la visibilidad y la inclusión. En este contexto, los atletas de la comunidad LGTBI han jugado un papel fundamental. Han desafiado prejuicios y roto barreras.

Desde Trescom, queremos hacer un repaso y rendir nuestro modesto homenaje a estos valientes deportistas, actuales e históricos, que han demostrado ser verdaderos héroes, no solo en sus disciplinas sino también en la lucha por la igualdad.

Los primeros héroes que rompieron barreras

 

Greg Louganis

Uno de los primeros nombres que resuenan en la historia de los Juegos Olímpicos es Greg Louganis, un clavadista estadounidense que ganó cuatro medallas de oro en las década de 1980. A pesar de su éxito en el deporte, Louganis se enfrentó a enormes desafíos personales. En 1995, reveló públicamente que era gay y VIH positivo, lo que en ese momento era un tabú significativo. La valentía de Louganis al compartir su historia ayudó a desestigmatizar el VIH/SIDA y abrió el camino para que otros atletas LGTBI pudieran ser más abiertos sobre sus identidades.

John Curry

El patinador artístico británico John Curry, también merece reconocimiento. Ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1976 y es recordado no solo por su técnica impecable sino también por su estilo artístico único. Después de ganar, Curry fue forzado a salir del armario por la prensa, en una época en la que ser abiertamente gay podía poner fin a una carrera. Su dignidad y determinación frente a la adversidad lo convirtieron en un símbolo de resiliencia.

Atletas actuales que continúan con la lucha por la inclusión

 

Yulimar Rojas

Yulimar Rojas, atleta venezolana especialista en triple salto, hizo historia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al ganar la medalla de oro y establecer un nuevo récord mundial. Rojas, quien es abiertamente lesbiana, ha sido una inspiración por sus logros en el atletismo y, también por su autenticidad y valentía al vivir su verdad. Su éxito y visibilidad han tenido un impacto significativo en la comunidad LGTBI, especialmente en América Latina.

Tom Daley 

En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el clavadista británico Tom Daley, se convirtió en un ícono contemporáneo de la comunidad LGTBI. Al ganar el oro en la plataforma de 10 metros, se declaró «increíblemente orgulloso de ser gay y campeón olímpico», unas imágenes que dieron la vuelta al mundo. Su éxito fue un momento de gran visibilidad y celebración para la comunidad. Daley ha utilizado su plataforma para abogar por la igualdad y ha inspirado a muchos jóvenes a sentirse orgullosos de quienes son.

Megan Rapinoe

Megan Rapinoe, futbolista estadounidense y estrella del equipo nacional femenino de Estados Unidos, ha sido una destacada defensora de los derechos LGTBI y la igualdad de género. Ganadora del Balón de Oro y dos veces campeona mundial, Rapinoe es abiertamente lesbiana y ha utilizado su influencia para luchar por la justicia social. Su participación en los Juegos Olímpicos, donde ganó una medalla de oro en Londres 2012 y bronce en Tokio 2020, ha sido un ejemplo de cómo la visibilidad LGTBI puede coexistir con el éxito deportivo al más alto nivel.

Rapinoe

La importancia de la visibilidad y la inclusión

 

La visibilidad de los atletas LGTBI en los Juegos Olímpicos es crucial por varias razones. Primero porque proporciona modelos a seguir para jóvenes LGTBI que pueden sentirse aislados o inseguros sobre sus identidades. Ver a atletas exitosos que comparten sus experiencias puede ser profundamente inspirador y motivador. Además, la presencia de estos deportistas en un escenario global desafía los estereotipos, mostrando que la orientación sexual o la identidad de género no determinan la capacidad de una persona para sobresalir en el deporte, y en cualquier aspecto de la vida.

Los Juegos Olímpicos tienen un enorme impacto mediático y cultural, y cuando abogan por la diversidad y la aceptación, envían un poderoso mensaje de igualdad. Al reconocer, comunicar y celebrar a los atletas LGTBI, los Juegos Olímpicos promueven una sociedad más justa y equitativa.

Hacia un futuro sin prejuicios 

 

Los atletas LGTBI en los Juegos Olímpicos son verdaderos héroes. A través de su coraje y determinación, no solo han alcanzado la cima de sus disciplinas, sino que también han luchado por un mundo más inclusivo y tolerante. La comunidad LGTBI en el deporte sigue enfrentando desafíos, pero cada vez más atletas se están levantando para ser vistos y escuchados. Estos deportistas nos recuerdan que el triunfo no solo se mide en medallas, sino también en el impacto positivo que uno puede tener en la sociedad.

A medida que avanzamos, es esencial continuar apoyando y celebrando a los atletas LGTBI, y trabajar juntos para derribar las barreras de la discriminación. Solo entonces podremos cumplir con el verdadero Orgullo Olímpico: la grandeza de la diversidad.

Paris 2024 promete ser de nuevo una expresión de este Orgullo Olímpico con la celebración de los Juegos más diversos de la historia, y nosotros los vamos a seguir muy de cerca. ¿Preparados? ¿Listos? ¡Ya!

SOBRE EL AUTOR

Saúl Quintanilla

 Director de arte 

Creativo, pero no diseñador. Nihilista, pero no pesimista. Alegre, pero no mucho.

También podría interesarte…