DIGITAL

10 diciembre 2019

Comunicación medioambiental y Redes Sociales: La revolución verde ha llegado

Greta Thunberg se saltó las clases para protestar frente al Parlamento Sueco para alertar sobre la Emergencia Climática.

Las redes sociales han sido las grandes aliadas de esta revolución joven y verde. ¿Saben las marcas aprovecharlas para comunicar correctamente sus acciones por la sostenibilidad?

Escrito por: María Jesús Deza

Es un hecho, aunque muchos quieran negarlo: estamos viviendo una emergencia climática que amenaza nuestro sistema económico mundial. Como consecuencia, son muchas las empresas que ya están realizando grandes esfuerzos para cambiar su modelo de negocio hacia otro mucho más sostenible y pasar de una economía lineal a una circular.

Todos estos esfuerzos resultan en una gran oportunidad de comunicación: los ciudadanos cada vez estamos más concienciados y exigimos a las empresas que cambien su modelo de negocio y lo demuestren. El comportamiento medioambiental de las marcas supedita nuestro consumo y esto es algo que cada vez estas tienen más en cuenta.

Además, es el consumidor joven el que más exige a las marcas en cuanto a su comportamiento medioambiental y es este perfil el que más usa las redes sociales para informarse, sobre todo a la hora de realizar una compra. La comunicación digital de las marcas, en cuanto a trasladar sus esfuerzos por unir la sostenibilidad a sus negocios y productos, es de gran utilidad para atraer y conservar a los clientes.

Sin embargo, para las marcas también hay riesgos a la hora de anunciar su compromiso sostenible. Un buen plan de comunicación digital para nuestras acciones sostenibles es estratégico: hay que tener en cuenta que el mensaje que vamos a lanzar va a un público muy concreto, muy concienciado e informado. Son muchas las marcas que han gastado multitud de recursos en intentar vender que son verdes, sostenibles, aun cuando quedaba claro que sus actividades y productos eran todo menos medioambientalmente respetuosos. No se puede vender cualquier cosa como sostenible: los clientes no se dejan engañar. A quienes intentan utilizar la sostenibilidad como reclamo comercial se les tacha de Greenwashing.

También genera mucha controversia y ha creado grandes crisis en redes sociales la llamada “compensación oculta”. Esto es, destacar una característica eco del producto obviando los problemas medioambientales reales que oculta. Por ejemplo, destacar que una fruta es ecológica cuando ha sido producida a miles de kilómetros de distancia, generando un gran impacto ambiental únicamente con su traslado.

Las redes sociales, en especial las estilo microblogging como Twitter, no deja espacio para explicar conceptos tan complicados como los relacionados con el medio ambiente. Por ello, hay que ser muy cuidadoso a la hora de trasladar un ejemplo o caso concreto y técnico a un nivel divulgativo en pocas palabras. Conceptos mal explicados inducen a la confusión y hacen al usuario dudar de su veracidad.

Pero, usadas correctamente, las Redes Sociales son una poderosa arma de comunicación medioambiental. Estas han sido las impulsoras de las grandes revoluciones de las últimas décadas como la Primavera Árabe o el 15M y ahora son las que marcan la nueva revolución verde. Es por ello por lo que las marcas comprometidas deben estar ahí, demostrando sus esfuerzos.

A la hora de comunicar una acción sostenible llevada a cabo por una empresa o marca hay que seguir una serie de pasos muy concretos con vistas a evitar una posible crisis:

  1. Conocer a fondo el concepto que se quiera comunicar. Contar con la documentación necesaria que nos confirme que la información es veraz.
  2. Desarrollar esa información de forma que sea fácilmente entendible por cualquier ciudadano sea cual sea su conocimiento en la materia pero sin caer en la vaguedad de conceptos mal explicados o muy amplios que conduzcan a una confusión.
  3. Confirmar que toda esta información bien desarrollada esté al alcance del ciudadano, en la web o blog de la empresa, donde podamos redirigirlo en caso de duda.
  4. Destacar lo más importante de esta acción sostenible en los copys de Redes Sociales de forma clara y concisa, siempre dando como referencia la url donde pueden ampliar la información.
  5. Usar infografías o formatos audiovisuales para comunicar conceptos muy largos y/o complejos.

Es importante destacar en este punto que el tono de las comunicaciones que realicemos relacionadas con la sostenibilidad y medioambiente debe ser amigable pero serio. En muchas ocasiones, un contenido de este estilo demasiado “friendly” puede ser tachado de frívolo debido a la situación actual y el nivel de concienciación y preocupación de la población.

También hay que huir de mensajes catastrofistas, la mejor estrategia es comunicar en positivo. Hay que mirar hacia el futuro y mostrar todo lo que se puede hacer para revertir la situación actual.  Las marcas pueden hacer de su labor comunicativa una educativa, concienciando a los consumidores para que sean más responsables con sus actos. Esto generará consumidores más comprometidos con la marca pues se sentirán alineados con los valores de esta.

SOBRE EL AUTOR

María Jesús Deza

Social Media Manager

Apasionada del Marketing Digital y la comunicación en todas sus variantes, sirve tanto para un roto como para un descosido. Igual te monta una estrategia que una infusión para aliviarte el dolor de cabeza.

También podría interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario