COMUNICACIÓN

8 Febrero 2016

Big data: el nuevo petróleo

La entrada en escena del Big Data ha hecho que cambien los equipos laborales, la forma de trabajar e incluso la relación con el cliente.

Escrito por: Mireia Herrero

Es innegable la cantidad de información que existe en internet y que cada uno de nosotros aportamos, consciente e inconscientemente. Desde el click que hacemos en Amazon para ver un producto a la foto que subimos de nuestras vacaciones en Facebook…. todo es información y ahí entra en juego el Big Data.

Pero, ¿qué es? Se trata del proceso de recolección de inmensas cantidades de datos variados y su posterior e inmediato análisis para encontrar patrones, tendencias u otro tipo de información que facilite la toma de decisiones de las empresas, incluso en tiempo real.

Para describir el Big Data, los expertos recurren a las llamadas 5V:

  • Volumen: La principal característica del Big Data es la gran cantidad de datos que se pueden generar en un segundo: mails, fotos, vídeos, etc. Todo suma.
  • Velocidad a la que se generan y se mueven. La rapidez en el análisis de la información es clave, especialmente si se quiere tomar decisiones en tiempo real o a muy corto plazo.
  • Variedad: La información digital es muy rica, no sólo se nutre de textos sino que también incluye imágenes, vídeos, juegos, gráficos, presentaciones y un largo etcétera en diferentes formatos y tipos de archivos.
  • Veracidad: Evaluar la verdad de los datos que se obtienen es imprescindible para poder ofrecer a los clientes productos y servicios que realmente se adapten a sus gustos o necesidades.
  • Valor: Trabajar con Big Data debe servir para enriquecer una empresa. No se puede negar que todas las empresas generan multitud de información, pero la clave es obtener aquella más relevante y aplicarla en la toma de decisiones.

La entrada en escena del Big Data ha hecho que cambien los equipos laborales, la forma de trabajar e incluso la relación con el cliente. ¿Por qué? Porque ahora podemos conocer más a nuestros clientes, saber dónde están, cuáles son sus gustos, hacia qué preferencias se inclinan e incluso cuál es su edad. Así conseguiremos predecir cómo podrá ser su comportamiento o qué productos o servicios pueden ser de su interés en el futuro.

Todo esto influye directamente en cómo se plantean acciones de marketing o comunicación, ya que están totalmente enfocadas a un target al que se conoce perfectamente.

Como aseguran los expertos, los datos son el petróleo del futuro, el oro del mañana.

SOBRE EL AUTOR

Mireia Herrero

Ejecutiva de Cuentas

Periodista por vocación, de las que piensa que la comunicación conecta al mundo.

También podría interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario